Carta de David Smolansky al país

Carta de David Smolansky al país

El alcalde de El Hatillo,  David Smolansky, quien fue separado de su cargo por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, compartió al país un artículo desde la clandestinidad. En dicho escrito, el responsable nacional adjunto de Voluntad Popular, manifestó que se debe volver a lo temas coyunturales que causaron las multitudinarias manifestaciones de calle el pasado 1 de abril: apertura de canal humanitario; elecciones generales con un Consejo Nacional Electoral imparcial, la liberación de los presos políticos y el reconocimiento de la Asamblea Nacional.

 

 

A continuación el texto completo de Smolansky:

 

Regionales en dictadura

 

Irónicamente el mismo día de mi sentencia fue el anuncio de la MUD con respecto a las regionales. Quien escribe siempre ha creído en el voto. Tan es así, que con apenas 19 años en 2005 y siendo mi segunda oportunidad para sufragar, voté nulo, a pesar de que se llamaba a la abstención. Fue una forma de protestar ante el abandono de un espacio tan importante como es la Asamblea Nacional. Con 28 años fui electo alcalde también con votos. Sin embargo, 2017 no es 2005. Para empezar han pasado 12 largos años que parte de las tragedias psicológicas que hacen estos regímenes es que sientes a veces que una década son solo meses.

 

Ahora bien, ojalá fuese éste el argumento, quizás sería rebatible. El problema es el CNE y el contexto en que se está yendo a participar en las regionales. En 2005 no existía una Asamblea Nacional Constituyente. Hoy existe esta figura “plenipotenciaria” que, a pesar de ser el resultado del mayor fraude electoral que haya habido en Venezuela (85% no votó y yo mismo me infiltré en el centro de Caracas ese 30 de julio en la noche y no había un alma en la celebración), sesiona y cohabita con la Asamblea Nacional en el Palacio Federal Legislativo.

 

Además, esta semana se instaló la comisión de la verdad que estoy seguro se convertirá en un tribunal popular donde hará una cacería de brujas selectiva y muchos que aspiran a las gobernaciones, quizás les toque su número antes de las elecciones. Pero si la ANC no fuese suficiente obstáculo, por cierto ayer se atribuyó competencias de la AN para terminar de consumar el golpe de Estado, está el CNE sancionado y condenado por la comunidad internacional. Tibisay Lucena tuvo hasta el 29 de julio para asumir una posición como la de Luisa Ortega Díaz. Optó por huir hacia adelante y convalidar el mayor delito electoral para complacer a Maduro. ¿Qué garantías puede haber de unas elecciones libres, secretas, directas, universales y transparentes después de esa puñalada a la república? Ninguna. Las convocan para dividir y perder el foco de la salida inmediata de Nicolás Maduro. Como un servidor público electo para un cargo ejecutivo, puedo asegurar que económicamente es casi inviable ejecutar proyectos desde una gobernación porque ni siquiera tiene autonomía para recaudar impuestos como las alcaldías.

 

Eso sin mencionar lo obvio de la escasez, inflación y no transferencia de recursos. Además, si han destituido a 12 alcaldes (todos con orden de aprehensión) y otros 2 gobernadores en ejercicio los han inhabilitado, sabemos que algunos que ganen en sus estados pueden tener el mismo final que varios de nosotros. Entonces, retomemos la lucha de calle que empezamos el 1 de abril. Respeto a la Asamblea Nacional, canal humanitario, libertad para los presos políticos, desconocer a la constituyente y tener elecciones generales, pero con un CNE imparcial, tal como lo expresaron casi 8 millones de venezolanos el 16 de julio. De lo contrario, será alargar la metástasis nacional y brindarle oxígeno a la dictadura.

 

David Smolansky Urosa

 

Perseguido político de la dictadura de Maduro con una orden de aprehensión desde el 9 de agosto de 2017.

Comments are closed.